Por: M.V José Manuel Gutiérrez

 

El mejor problema es el que no se tiene, evita tener que perturbar tus momentos de compartir familiar, por un instante de descuido.

Prevenir es mejor que lamentar, es recomendable en navidad ser muy precavido, no coloque objetos pequeños como anillos, labiales, lápices, entre otros, al alcance de tu mascota, porque puede comérselo y ocasionarle daños en el intestino o adherirse a las paredes del estómago, en la mayoría de los casos solo se puede extraer con cirugía y tendrás que dedicarle más tiempo a tu mascota, del que el habitualmente compartes con ella.

No es recomendable, que durante las fiestas la mascota juegue con juguetes pequeños, porque en el caso de ser tragados podrían causar asfixia. También, hay que tener mucho cuidado con las esquirlas de los huesos pequeños y con las ramas de los árboles de navidad, que suelen resultar les muy atractivas, sobre todo a los cachorros.

Evita que tu mascota se pelee con otros animales, ponle el collar al sacarlo a pasear o al hacer sus necesidades. Por la seguridad de tu mascota, debes ser capaz de controlar el instinto depredador de tu fiel amigo. Hay mordeduras que pueden ser realmente fatales, como las de serpiente, que pueden identificarse por los dos orificios característicos.

Los raticidas, pinturas, insecticidas, cebos envenenados, lejía, detergentes, soda cáustica, entre otros artículos del hogar, deben utilizarse y seguidamente hay que guardarlos en lugares o espacios fuera del alcance de los niños y las mascotas, con mucho cuidado, ya que son especialmente peligrosos para ellos. La basura y los utensilios de jardinería deben estar siempre en lugares protegidos, no accesibles, para evitar ser mordidos e incluso tragados por los caninos, que posterior al hecho de tragar algún objeto inapropiado, comience a vomitar y a mostrarse decaídos, si esto ocurre, es el momento de acudir al veterinario de confianza.