Por: Yubián Ruiz / @yubianruiz

Los venezolanos tenemos una hermosa tradición, qué radica en la reunión familiar para elaborar uno de los principales componentes del plato navideño… La hallaca.

El plato navideño, es el mejor reflejo de nuestra cultura tradicionalista, y tiene diversos elementos que lo integran entre ellos el pernil, el pan de jamón, la ensalada de gallina y la hallaca, esta composición de deliciosos sabores se convierte en el protagonista de la mayoría de las mesas de los hogares venezolanos en la nochebuena.

Es frecuente escuchar en las conversaciones de los venezolanos provenientes de latitudes diferentes del territorio nacional, que ¡Su hallaca es la mejor! Ahora bien, sí comparamos las hallacas del Oriente de la nación, específicamente de los estado Sucre, Cumaná, Anzoátegui y Bolívar, que le colocan entre sus adornos trozos de papa cocida con rodajas de huevo sancochado, con la que elaboran en los Andes, en los estados como Táchira, Mérida y Trujillo, la hallaca debe tener entre sus ingredientes el garbanzo, algunos también le añaden trozos de tomate sin semilla e incluso sin concha y con unos minutos de cocción lo que las diferencia del resto del país.

La de Caracas es la que lleva más ingredientes en la elaboración de su guiso y para lograr una mejor consistencia los habitantes de los estados Miranda, Carabobo, Aragua y Vargas, le colocan un poco de harina de maíz al guiso. En la región de los llanos, se caracteriza por su sencillez, a diferencia con la de pescado que es una variación de la de Oriente y que goza de mucha popularidad. En el Zulia es muy común escuchar al zuliano decir que va a elaborar la hallaca de plátano, como parte de los componentes de la masa.

Cada quien dice que la hallaca de su mamá es la mejor, lo importante es elaborarlas para mantener la tradición.