Por: Lcdo. Uswaldo A. Majano González / @umajano

Más de la mitad de las mascotas obsequiadas en navidad,  no son una decisión consensuada por toda la familia receptora.

Regalar una mascota en época decembrina a alguien que no lo espera es una de las peores decisiones que puedes tomar. No sólo estás irrespetando la vida de un ser vivo, sino que puedes hacer pasar un momento incómodo a la familia adoptiva. Si bien los perros y gatos son las mascotas más comunes, se debe tener en cuenta a las tortugas, los peces y los roedores; ellos son animales que sienten.

Los pequeños de la casa suelen ser los grandes demandantes de mascotas. Para ellos, las mascotas son un compañero de juegos y de actividades con el que crean un fuerte vínculo de amistad. Si de verdad quieres regalarle una mascota a un niño, todos los miembros de la familia deben tener en cuenta todas las responsabilidades que esto conlleva.

Además, ¿Qué clase de lección le dejas a un niño si le regalas un ser vivo que va a abandonar? Lo mejor es esperar la edad para que sea consciente de los cuidados que debe tener una mascota. Por ende, hay que educar previamente al niño para enseñarle que una mascota no es un juguete, sino un ser vivo que tiene sus necesidades, que exige un gran esfuerzo y dedicación.

El niño deberá aprender a cuidarlo y a cumplir ciertas obligaciones para con su nuevo amigo. No obstante, no se podrá encargar de todo, así que los padres también tendrán que estar dispuestos a encargarse del animal en aquellas situaciones en las que su hijo no pueda hacerlo.

Recuerda que si la familia adoptiva no tiene el tiempo, condiciones, presupuesto nuestro hermoso regalo de navidad podría terminar en la calle el próximo 2022 y terminará entre las mascotas sin hogar.