Adiós "Chente"

Te vamos a extrañar

“Honor a quien honor merece”, hablar de Vicente Fernández es referirse a un ídolo para millones de personas, cuyas interpretaciones se han inmortalizado en el tiempo.

Por: Lailen Colina Mock | lailencolina@gmail.com

Vicente Fernández Gómez, es el exponente más importante de la música ranchera, su talento lo mantuvo en la cima de la música nacional mexicana durante décadas. Llegó a ser uno de los empresarios más ricos de México, por ganar el aprecio de los sectores populares mexicanos gracias a su talento y generosidad.

Antes de llegar a ser considerado como una de las más grandes leyendas de la historia de la música mexicana, tuvo que trabajar muy duro subiéndose a los más inesperados escenarios de su tierra. A los 21 años debutó en el Amanecer Tapatío, cantando tanto en el escenario, como entre las mesas, donde ganó su primer sueldo como cantante, esto le hizo plantearse su futuro profesional y dejó todos sus trabajos para centrarse en ser cantante y actor.

Al casarse con María del Refugio Cuquita Abarca Villaseñor, un año después nació su primogénito, Vicente Fernández Jr. Luego nacieron Gerardo, Alejandro y Alejandra. Su hijo menor Alejandro Fernández ha sido apoyado con los recursos e influencia de su padre y es uno de los cantantes

más conocidos en el medio del espectáculo.

Los temas “Volver Volver”, “De Qué Manera Te Olvido”, “El Rey”, “Mujeres Divinas”, Mi Viejo”, “Lástima Que Seas Ajena”, “Sublime Mujer”, entre otras, son algunos de sus éxitos. En el año 2010 en Los Ángeles, California, el legendario intérprete obtuvo un premio Grammy, el primero en sus más de cuatro décadas de carrera.

Sin duda, el mundo ha perdido un gran representante de la música, por ser inspiración para muchos intérpretes de la ranchera y haber dejado un legado familiar y musical único… ¡Adiós Chente te vamos a extrañar y recordar, porque estás vivo en cada una de tus canciones! 

“Pudiéramos morir en las cantinas

Y nunca lograríamos olvidarlas

Mujeres, oh mujeres tan divinas

No queda otro camino que adorarlas”